PUBLICACIONES

Se presentó el libro “Evaluación Clínica del Sentido del Olfato”

A sala colmada por una nutrida concurrencia como pocas veces se vio, familiares, amigos, compañeros de estudios, colegas, ex maestros y ex profesores, compartimos una noche que resultó especial, sumamente cordial y gratificante, plena de sentimientos, evocaciones y remembranzas de alto impacto emocional.

Ya en la primera parte (“Recuerdos”), comenzó a gestarse ese clima de vuelo espiritual que se expandió en todo el ambiente y predominó a lo largo de la velada. Luego vinieron las palabras del Dr. Ramón “Grillo” Bouchard y de otros dos prestigiosos colegas que acompañaron desde Buenos Aires a la autora, y destacaron sus notables valores y méritos profesionales y personales. La Profesora Julia Alfonzo de Achitte y la Sra. Carmen Viccini hicieron lo propio, como ex profesora y como ex compañera respectivamente.

La presentante habló de su niñez, de sus años escolares, de su vida familiar, de su querida Bella Vista, de sus amigos y vecinos, de sus estudios universitarios y de especialización, de sus trabajos; se expresó con mucho sentimiento, con gran pasión, muy emocionada, de manera que algunas lágrimas incontenibles surgieron en algún momento, contagiándose a muchos de los presentes, conmovidos profundamente.

En tren de referirme brevemente a su trayectoria, diré que “Gracielita” (la llamaré así según me lo dicta el corazón, con permiso del indulgente lector) nació en nuestra ciudad; curso sus estudios primarios en la Esc. Nº 17 “José Fermín González” y los de nivel medio en nuestra prestigiosa Escuela Normal; se graduó de Médica en la U.N.N.E. En el Hospital de Clínicas “José de San Martín” de la U.B.A. realizó la especialidad en Otorrinolaringología, dedicándose a la Olfatología. Se desempeña en la 1ra. Cátedra de O.R.L. en el mencionado nosocomio y registra una destacada actuación en congresos, conferencias, encuentros, etc., en nuestro país y en el exterior. Ha producido la obra que se mencionó precedentemente, la primera en castellano sobre el tema, uno de cuyos ejemplares donó en el acto a nuestra centenaria Biblioteca.

No puedo terminar esta gratísima nota sin mencionar aunque más no sea algunos fragmentos de la alocución del Dr. Ramón “Grillo” Bouchard: “Desde agradecer públicamente a las autoridades de esta H. Institución que nos ha permitido reunirnos hoy para celebrar el libro escrito por nuestra compoblana la Dra. Gracielita Soler en este recinto lleno de Historia, cuatro paredes del ombligo de la educación del pueblo. Me resulta especialmente placentero tener a mi cargo esta misión y considero una adecuada oportunidad para invitar a los que están presentes y a todos los que posteriormente verán este acto por los medios de comunicación, a reflexionar sobre la importancia que tiene para la ciencia y la cultura el acontecimiento que nos convoca. Me siento orgulloso, sensible, emocionado, involucrado… Madurando las palabras leídas y vividas, frente a esta profesional bellavistense que cursó sus estudios primarios y secundarios en su pueblo natal en cuyas fiestas escolares nos deleitó con sus canciones, que asistió a la catequesis en la Capilla San José Obrero, que transitó las aulas de la Universidad en Corrientes y la especialidad en el Hospital de Clínicas de Bs. As. Y que luego continuó su camino como ciudadana del mundo. Sus investigaciones y todo lo que su sabiduría le permitió volcar en esta obra, tiene validez universal”.

“Este es un libro de esos que se presentan solos y se justifican solos, pero hablar de él es una oportunidad excepcional para exponer un modelo de desarrollo personal y profesional en un mundo convulsionado y amenazado por la vida fácil y el desprecio por el esfuerzo y el estudio. Esta es una muestra de cómo hacer cultura a través del conocimiento científico y de cómo un joven puede trascender las fronteras cuando tiene la osadía de pensar en grande…”.

“Ella dio a la Medicina una herramienta de valor incalculable, porque siendo el sentido del olfato de fundamental importancia para el ser humano, su aporte a la ciencia y a la salud debe ser medido con los parámetros que evalúan a los grandes. Pero más allá de su aporte a la ciencia y pensando desde mi posición de padre de familia, mi orgullo hoy es mostrar a una colega que alcanzó el éxito de la mano de su férrea voluntad y disciplina y de los nobles valores que sus padres le inculcaron en el seno de una familia ejemplar”.

Por Héctor Omar Boleso, “Chachito”.